7º mandamiento: No te aprovecharás del trabajo ajeno

¿Copiar en internet o inspirarse?

Esa es la cuestión.

Zara ha basado su éxito en copiar las propuestas de grandes marcas. Y no me gusta.

Lo mismo ocurre con trabajos de algunos diseñadores que se parecen demasiado a lo que antes presentaron otros colegas. Tampoco lo comparto.

Sonado fue el affaire de Isabel Marant, denunciada por plagio por una empresa que a su vez había copiado a indígenas mexicanos. Seguro que te suena.

Isabel Marant, en su colección primavera-verano 2015, presentó una blusa bordada muy parecida a otra que previamente había presentado Antik Batik. Esta marca consideró que Marant la había plagiado y demandó a la diseñadora ante los tribunales.

Marant fue absuelta.

No obstante, aquel lío dejó claro que Marant y Antik Batik habían copiado los diseños tradicionales de las mujeres de Tlahuitoltepec en México.

Traigo aquí este ejemplo de hace un año porque quiero denunciar alto y claro la copia. La burda copia. El no respetar los derechos de autor.

Voy a ser incluso más tajante: quiero GRITAR que COPIAR EN INTERNET equivale a apropiarse del trabajo ajeno.

 ¿Está de moda copiar en internet?

Podría decirse que sí, que copiar en internet está de moda. Y es una de las cosas que más molestan en la red.

En las colecciones primavera-verano se presentan burdas copias que se repiten en la temporada otoño-invierno.

Entiéndase la ironía.

No hablo de moda.

En lenguaje llano, esto significa que todos los días del año se copia en internet.

Sí, copiar en internet está a la orden del día.

Llámame rara, pero vengo a decir, alto y claro, que no me gusta que otros se aprovechen de mi trabajo.

Seguro que te preguntas que por qué te cuento esto.

Resulta que me he encontrado con que hay una empresa que se dedica a desarrollar páginas web y ofrece, entre otros, servicios de copywriting. Todo normal, ¿no?

Pues no.

No, porque esa empresa ha copiado y pegado los textos de la página de servicios de mi web.

Todos.

Tal cual.

Sin cambiar una coma.

Y siento que me han robado, mangado, atracado, choriceado.

Sí, “se han llevado” también mis fotografías. Esas elegidas con mimo para diferenciarse de las de otros profesionales que se dedican a lo mismo que yo: a contar historias, buscar palabras, escribir para convencer y vender.

¿Crees que exagero?

Compruébalo tú.

Este es el apartado Redacción de contenidos en mi web:

copiar en internet está muy feo

Así es el de esa empresa de la República Dominicana que “te ofrece diseño, desarrollo y programación de páginas web”:

copiar en internet no se debe

¿Es eso inspirarse o copiar sin escrúpulos?

No sé qué te parece a ti.

A mí me parece que es copiar con descaro. Aquí te pillo, aquí te mato.

Es más. Quiero que este artículo te sirva para que reflexiones sobre si podemos fiarnos o no de alguien que para ofrecer sus servicios se apropia de los textos y las fotografías de otro profesional.

¿Es delito copiar en internet?

A ti que te has llevado lo que no te corresponde (que como te dedicas a esto ya lo sabes) te recuerdo que no puedes publicar ni los textos ni las fotografías de mi web. Y menos sin el permiso explícito del autor. Porque tanto el texto como las fotografías de una web están protegidos por derechos de autor.

Y a ti lector te sugiero que no te fíes de quien actúa como esta agencia que copia los textos y las fotos y se vanagloria de la calidad de sus servicios.

¿Qué textos puede ofrecerte quien no es capaz de crear los suyos propios?

¿Cómo puede alguien fiarse de las imágenes que vende quien para su propia web se las lleva por la cara?

Porque sí, no respetar los derechos de autor es un delito.

¿Copywriting viene de copiar y pegar?

Señores que ofrecen sus servicios desde la avenida de la Independencia en Santo Domingo, me tomo mi trabajo muy en serio.

Me lo tomo tan en serio que me lleva mucho tiempo escribir y buscar las fotografías para cada uno de mis textos.

Porque sí, busco, leo, reflexiono y, por respeto al trabajo de otros, no copio.

Nunca copio.

¡Qué fácil es conectarse a internet y llevarse el trabajo de otros!

Pero copywriting no va de copiar, sino de escribir.

Copywriting también va de inspirarse y de crear, es verdad.

Señores de la avenida de la Independencia en Santo Domingo, ¿no les dijeron sus mamás que eso no se hace? ¿No les dijeron que aprovecharse de lo que no les pertenece está muy feo?

Es más, en internet, como en la calle, eso que han hecho es un delito.

¿Qué opinión tienes tú sobre copiar en internet (o donde sea)? ¿Te ha pasado algo parecido? Cuéntame tu historia que estoy deseando escucharla.  

Foto: JM Pemán

No hay comentarios

Envía un comentario