Cómo lograr testimonios de tus clientes satisfechos

En internet, para el cliente muchas veces tu palabra no es suficiente y tienes que demostrarle que eso que dices es cierto.

¿Has pensando qué puedes hacer para sonar más creíble?

Si tu respuesta es “mostrar pruebas”, estás en lo cierto. La prueba social es una de las armas más potentes en internet.

Los premios recibidos, la cantidad de seguidores, el número de tus ventas, lo que se dice de ti en la prensa, todo eso, habla por ti a la hora de vender. Pero lo que más vale son los testimonios de tus clientes. Lo que ellos dicen de ti.

En términos de credibilidad y confianza no hay nada comparable a que quienes hablen de tu negocio sean quienes lo han probado. Incluir en tu web los testimonios de tus clientes satisfechos equivale a las recomendaciones, el boca a boca de toda la vida.

Dicen que entre el 20 y el 50 % de todas las compras se deben a las recomendaciones de otros clientes. Por eso, siempre que puedas incluye esos testimonios en tu web, porque te ayudarán a vender.

Para que estas opiniones funcionen, tus potenciales clientes tienen que sentirse identificados con los testimonios que ven publicados en tu web. Porque, ¿sabías que mucha gente cree que esos testimonios son falsos?

¿Cómo deben ser los testimonios que publiques en tu web?

Para que los testimonios que publicas sean efectivos:

# Tienen que ser auténticos y creíbles al cien por cien

Por eso no olvides incluir:

  • El nombre y apellidos del cliente
  • Su cargo en la empresa
  • Su fotografía
  • Un enlace a su página o perfil de redes sociales

# Tienen que ser concretos y hacer referencia a los problemas que tú, con tus productos o servicios, solucionas

Intenta que responda a las preguntas que tus potenciales clientes se puedan hacer, como por qué es aconsejable tu producto o servicio.

# No deben incluir halagos y sí explicar los beneficios que el cliente ha experimentado gracias a tu producto o servicio

# Los beneficios deben ser medibles

Siempre que puedas, incluye cifras, como por ejemplo, porcentajes de mejoras, número de clientes conseguidos, dinero o tiempo ahorrado.

# Debes utilizar un lenguaje cercano, sin tecnicismos ni exageraciones

En resumen, un buen testimonio muestra qué ha conseguido tu cliente. Cómo ha solucionado su problema gracias a tu servicio. Algo así como el antes y el después.

¿Dónde hay que incluir los testimonios?

Los testimonios tienen que ayudarte a vender, por eso tienen que estar en toda tu web.

En general, conviene que los muestres en la home, o en lugares decisivos de tu página, como las landing pages específicas de productos o servicios. Y, de una manera especial, allí donde toma decisiones quien entra a tu web.

# Página de inicio

Conviene que los comentarios estén visibles en la página de inicio, y los visitantes no tengan que buscarlos.

# Landing page o ficha de producto

Incluir los testimonios de clientes satisfechos respalda la oferta de las landing pages o las fichas de producto. En estos casos, lo mejor es que los testimonios sean coherentes con lo que se dice en la página.

# Página de testimonios

También puedes tener tu propia página de testimonios desde donde enlazar, por ejemplo, a las páginas de servicios.

¿Cómo lograr testimonios?

Hay distintos modos de lograr testimonios: opiniones en redes sociales, recibidas por correo electrónico o a través de encuestas, por ejemplo.

# Pedirlo es el mejor modo de conseguir un buen testimonio

1. Si optas por pedirles a tus clientes su opinión sobre tus servicios, hazlo, por ejemplo, cuando te compren un producto.

2. Envíales para ello un email con preguntas concretas, y no genéricas, orientadas a mostrar su situación y sus sensaciones. Puedes preguntar:

  • ¿Cuál era tu situación antes de trabajar conmigo?
  • ¿Se ha resuelto el problema que tenías?
  • ¿Qué resultados has obtenido?
  • ¿Qué beneficios has obtenido?
  • ¿Cómo te sentías antes de trabajar conmigo?
  • ¿Cómo te sientes ahora?

3. El mejor momento para hacerlo es cuando el trabajo (la venta) es todavía reciente, porque después de un tiempo el entusiasmo decae. Los correos electrónicos después de una venta son perfectos para incluir estas preguntas.

4. Cuando recibas las opiniones de tus clientes, además de agradecerles el esfuerzo, deberías pedirles permiso para publicarlas en tu web.

5. Si tu web tiene un determinado número de visitas, ofrecer un enlace a cambio de su opinión puede ser un incentivo para tu cliente.

# Puedes también aprovechar las menciones que te hacen en redes sociales

En estos casos, puedes avisarles de que vas a incluirlas en tu web, aunque, como son declaraciones públicas, no estarías obligado.

# También puedes pedir permiso para usar los correos de agradecimiento que puedas recibir

Si buscas en internet, verás que no hay consenso sobre si hay que editar o no los testimonios que te envíen. Algunos dicen que puedes pulir alguna expresión siempre que no alteres demasiado sus palabras. Otros, que no hay que modificarlos.

Yo creo que cuanto menos alteres las palabras de tu cliente, mejor. Eso sí, corrige las faltas de ortografía, erratas y problemas de puntuación. Los testimonios con faltas de ortografía dan mala imagen.

Además, si haces alguna modificación, envíale el texto definitivo para que tu cliente lo valide antes de publicarlo.

Y NI SE TE OCURRA incluir testimonios falsos: dan mala imagen de ti y equivale a publicidad engañosa. Algo que, en España, va contra la ley.

Y tú, ¿cómo lo haces?

Foto: JM Pemán

No hay comentarios

Envía un comentario