Cómo escribir tus emails con AIDA

No. Hoy no voy a hablarte de ópera. Tampoco de ninguna serie de televisión.

Voy a explicarte cómo aplicar la fórmula AIDA a la hora de escribir los correos de tus campañas de email marketing.

AIDA (acrónimo formado por las iniciales de Atención, Interés, Deseo y Acción) es una fórmula muy utilizada en el marketing y la publicidad ya desde principios del siglo XX. A pesar de lo cual no ha perdido su vigencia. ¡Por algo será!

La idea principal de AIDA es que cualquier mensaje debe atraer la atención e incitar a la audiencia a seguir leyendo.

Si no consigues eso, es muy difícil que tu mensaje convenza.

Como ves, este esquema (Atención, Interés, Deseo y Acción) lo puedes aplicar, también, a la redacción de tus emails.

Si lo haces, te ayudará a que tu mensaje capte la atención de tu público, despierte su interés por la oferta que le haces, provoque el deseo de poseerlo. Y, finalmente, que actúe y te compre eso que le estas ofreciendo.

Es verdad que todos los mensajes de correo no se escriben igual, pues el modo en que te diriges dependerá de cuál es el objetivo del correo y de qué quieres conseguir:

  • divulgar contenidos de tu blog
  • construir un vínculo más personal con el suscriptor
  •  vender un producto

Pongámonos en que estás haciendo una propuesta comercial, que quieres vender.

A continuación te explico qué tienes que hacer para llamar la atención, generar interés, despertar deseo y persuadir a tus suscriptores a comprarte un producto o servicio.

1. Capta su atención

Para captar la atención de tu suscriptor tienes que cuidar al máximo el asunto del mensaje, porque tu correo además de atraer la atención del lector debe incitarle a que siga leyendo.

Haz que abra tu correo. Escribe un asunto en el que ofrezcas información sobre qué va a encontrar en el mensaje.

En el asunto del mensaje puedes ofrecerle un beneficio o puedes decirle que se trata de una oferta por tiempo limitado. De ese modo le estás diciendo que tiene que actuar rápidamente y que si no abre tu correo puede perder una gran oportunidad.

Definir los títulos es tal vez uno de los principales elementos de tu campaña de email marketing.

2. Despierta su interés

Una vez le has saludado, en el texto, explícale qué va a obtener si acepta tu propuesta, cuál es el beneficio que le ofreces.

Tienes que escribir de modo que el lector pueda hacerse una idea mental de qué le estás ofreciendo.

 A la hora de describir y explicar tu propuesta, conviene que seas simple, claro y concreto.

Eso sí, recuerda que la descripción y explicación que hagas debe mantener intacto el interés de tu lector.

3. Genera deseo

Argumenta de modo que quien reciba tu correo tenga el deseo de comprar ese producto o ese servicio que le estás ofreciendo. Dale un motivo para que te compre.

Haz que tu lector pueda imaginar cómo puede adaptarse a sus necesidades el producto o servicio que le estás ofreciendo. Aquí entra en juego la persuasión.

Explícale por qué es importante tu oferta. Haz que crea en tu producto antes de comprarlo. Dile lo que se va a perder si no lo compra.

4. Llévale a la acción

Estamos llegando al final del correo y es hora de que tu lector pase a la acción. Antes de acabar, vuelve a mencionarle los beneficios que le ofreces y pídele que haga eso que tú has previsto (te compre, se suscriba…).

En el cierre puedes incluir una posdata en la que recuerdes tu propuesta y el final de la oferta si es de tiempo limitado.

¿Has probado a decirle a la gente que no actúe?

Es una llamada a la acción utilizada ya en las antiguas cartas comerciales. Pues, en algunas ocasiones, decirle a la gente que no te lea es una manera de hacer que empiecen a leer.

Así es cómo trato de escribir los emails. Y tú, ¿cómo lo haces?

Foto: JM Pemán

No hay comentarios

Envía un comentario