80 céntimos de copywriting, por favor

Estoy desconcertada. Lo reconozco. Hoy no sé muy bien cómo empezar con este post que, en principio, debía abordar los beneficios que a un blog corporativo le reporta contratar un copywriter o redactor profesional.

Había pensado explicarte que sí o sí los textos de tu blog tienen que llamar la atención y comunicar bien para alcanzar tu objetivo: vender, conseguir más suscriptores o, tal vez, más visitas a tu sitio web.

Pensaba decirte que antes de ponerte a escribir tienes que entender qué es lo que motiva a tu público y decidir qué problema vas a intentar solucionarle o cómo vas a tratar de mejorar su vida.

Pensaba explicarte que para persuadir y aumentar la conciencia de marca tienes que elegir las palabras precisas.

Quería hablarte del poder de las palabras o del copywriting.

Y, ahora que nadie nos oye, te cuento que el copywriting es una herramienta muy poderosa para vender, porque aumenta el interés de los lectores hacia un determinado contenido.

Además de eso, el copywriting hace que tu mensaje se entienda; tus textos enganchen; tú conectes mejor con los usuarios; mejore tu presencia en la red y la relación de tu marca con la comunidad; aumente el tráfico a tu página y las conversiones de quienes entran en tu página…

Sí, todo eso se consigue gracias al poder de las palabras. 

Entre la larga lista de beneficios que reporta la aplicación del marketing de contenidos, te cito solo algunos: te ayuda a convertirte en la referencia del mercado, por lo que ganas reputación; preparas a los consumidores para que se conviertan en tus clientes y, a la larga, generas ventas.

Y es que a través de  tu blog puedes llegar a los consumidores y ofrecerles información interesante que atraiga a los usuarios a tu web.

La clave es que tu contenido no sea demasiado comercial o corporativo. Es decir, tienes que ofrecer a tu audiencia contenido útil y relevante, pero no contenido promocional.

Para ello tienes que saber qué contenido quieren tus usuarios. ¿Sabes sobre qué escribir? ¿Cómo hacerlo? ¿Cuánto tiempo puedes dedicarle a ello?

Como bien sabes, escribir contenido relevante para tus clientes lleva su tiempo porque tienes que identificar muy bien quién eres, qué haces, qué productos o servicios ofreces, qué pretendes conseguir publicando contenidos, quién es tu público y qué te motiva…

Contar con los servicios de un redactor profesional te permite centrarte en hacer eso que tú mejor sabes hacer

Así, mientras tú produces, el profesional escribe para ti el mejor contenido estratégico con el que tú podrás conectar con tus usuarios. Para ello además de analizar el contenido de tu página, investigará qué es lo más relevante en tu sector y sabrá qué lenguaje utilizar para emocionar a tus clientes.

Ya lo dijo Nelson Mandela, “si a una persona le hablas en el lenguaje que no entiende, el mensaje llega a su cabeza. Pero si le hablas en su lenguaje, le llegarás al corazón”.

Hablar el lenguaje de tus clientes es, precisamente, el oficio de quienes nos dedicamos a escribir. 

Ahora dirás, y ¿a qué viene todo esto?

Escucha, escucha.

Hace unas semanas me llegó, vía Facebook, una oferta de empleo que denunció la Asociación de la Prensa de Madrid.

Buscan una persona que pueda escribir de lo que sea: caballos, ventanas,  sofás, pastelería…

Una persona que ni copie, ni traduzca, porque ya se encargarán de comprobar que cada texto que esa persona entregue sea original.

Un redactor que se comprometa a entregar el trabajo dentro de plazo y que, por supuesto, haga un buen uso de la lengua.

En principio se ofrecen colaboraciones de cuatro artículos semanales, pero la colaboración se irá ampliando.

Si crees que cumples los requisitos, ven que vamos a hablar de precios.

-80 céntimos de euros.

-¡¿Cómo?!

-Sí, por cada trabajo original y bien escrito pagan 80 céntimos.

¿No te lo crees? Aquí lo tienes:

oferta_copywriter

11,20€ es el sueldo previsto para el mes de diciembre (14 trabajos).

¿Alguien me explica qué se puede comprar en España con 80 céntimos de euros?

En Madrid, por ejemplo, el billete de autobús más sencillo cuesta 1,30 €.

La barra de pan en la panadería de mi barrio cuesta 1,35 €.

Y mejor no hablamos del ADSL, la luz o los cartuchos de la impresora. IMPRESCINDIBLES para desarrollar este trabajo.

Me surge una pregunta, ¿cuánto puede cobrar esa persona que se va a encargar de comprobar que los textos son originales y no copiados? ¿Y esa otra que va a llamar al redactor para reclamarle la entrega de los artículos?

Un poco de cordura, señores.

Escribir cualquier post, por muy sencillo que el tema pueda parecer, requiere como mínimo:

  • Reflexión
  • Lectura
  • Investigación

Y tiempo. Mucho tiempo. Sin contar, claro está, los años de preparación.

¿Cuánto tiempo os lleva a vosotros preparar un post?

Soy toda oídos.

 Foto: JM Pemán

No hay comentarios

Envía un comentario